viernes, 20 de marzo de 2009

Álvaro Guzmán Valenzuela: Ex director del COSALE, 20 de abril de 2008

Para los torturadores, Asesinos y sus Cómplices.

¡Ni perdón ni olvido!.

Álvaro Guzmán Valenzuela: Ex director del COSALE,
General (R) y ex Agente de la DINA, quien recibió instrucción en la Escuela de las Américas.





Equipo Prensa de Radio Primero de Mayo 102.9 FM

El viernes 18 de Abril se realizo una vez más una FUNA en contra de los torturadores, asesinos y los cómplices de violaciones a los derechos humanos, rompiendo la rutina de los capitalinos en el centro de Santiago la cita fue en Alameda con Dieciocho, en Plaza los Héroes desde donde partió la gente hacia donde se iba a FUNAR a otro asesino. El lugar a era FUNAR fue en el Comando de Salud del Ejército (COSALE) donde quienes participaban de la acción recibieron insultos y hasta algunos golpes por parte de los guardias del recinto, incluso agredieron a los medios de prensa que estaban cubriendo el hecho.

LOS ASESINOS


Con cánticos y gritos en contra de los torturados y asesinos transcurrió por donde pasaba la marcha de la FUNA. A quien iba dirigida la FUNA, a los inculpados en el homicidio del Cabo Orlando Morales, estos son:Álvaro Guzmán Valenzuela: Ex director del COSALE, General (R) y ex Agente de la DINA, quien recibió instrucción en la Escuela de las Ameritas.Rodolfo Molina H: Teniente Coronel (R). Superior Directo.Esteban Cerda P: Sargento PrimeroGuillermo Cortes: CaboLuís Reyes A: CaboCarolina Meza: CaboHéctor Cáceres Orellana: Funcionario Civil, Ex Agente CNI.




Estas son las personas que esta vez la FUNA fue hacer juicio popular, es a estas personas que el ejercito sigue amparando y protegiendo a torturadores, asesinos, ladrones y mafiosos.Esta es la información entrega por la Comisión FUNA: “La madrugada del 5 de Septiembre de 2002 fue asesinado por efectivos del ejército el cabo Orlando Morales Pinto para ocultar el desfalco de 1200 millones de pesos del Comando de Salud del Ejercito (COSALE), dependiente del Hospital Militar y a cargo del General Álvaro Guzmán Valenzuela. El Cabo Morales cumplía funciones como encargado de finanzas y trabajaba como registrador del COSALE. En cumplimiento de sus funciones denuncio irregularidades al interior del Comando, dando cuenta a sus superiores, sin imaginar que estos estaban involucrados y coludidos con una mafia que opera al interior de las FF.AA. donde la máxima figura de corrupción fue Pinochet.

Para silenciar sus denuncias, el Cabo Morales fue asesinado. Su cuerpo fue levantado ilícitamente del lugar del Crimen y fue entregado a su familia en una urna sellada y con la explicación de que se habría suicidado, versión que fue corroborada por una dudosa primera autopsia. La Familia del Cabo Morales, que se encontraba al tanto de sus descubrimientos, no creyó en lo que había determinado la investigación y solicito una segunda autopsia, la que confirmo el homicidio de Orlando Morales y mas aun, verifico que fue sometido a brutales torturas y mutilaciones. Hoy el ejército ampara la impunidad en que permanecen los inculpados, dos de los cuales formaron parte de organismos represivos de la Dictadura: de la temible y siniestra DINA y de la posterior CNI. Ahora, en “democracia”, estos criminales aparecen involucrados directamente en los desfalcos a través de las empresas particulares vinculadas a licitaciones corruptas al interior del Ejército”.



Desde el COSALE la gente se traslado marchando por la vereda, cruzando nuevamente hacia la calzada sur de la Alameda en dirección hacia la Plaza de la Ciudadanía, en donde nuevamente se increpo al ejercito a dar respuestas sobre el homicidio del Cabo Morales. Aquí el ambiente se puso tenso debido a que carabineros quería impedir el paso de los manifestantes, incluso la orden al parecer era no dejar manifestarse aunque fuera pacíficamente, sin embargo, los manifestantes lograron expresar su rabia y su derecho a decirle al ejercito que estaba encubriendo un homicidio. La Comisión FUNA dentro de sus emplazamientos y exigencias esta: que el ejercito responda por los niveles de corrupción, por los cuanto supuesto suicidios mas hay, y que se resuelva el caso del conscripto Pedro Soto Tapia. Las exigencias están dirigidas al juez Droppelman y al General Izurieta a que se pronuncien sobre el caso, se haga justicia y se dicte sentencia contra los inculpados del homicidio del Cabo Morales, igualmente la exigencia transciende mas allá de este caso, que se esclarezcan los crímenes y torturas del personal del ejercito durante la dictadura y la democracia, terminando también con el envió de militares a la Escuela de las Americas donde se forman los dictadores, torturadores y asesinos de nuestro pueblo.



ASESINOS DEL CABO MORALES ¡ESTAN FUNADOS!
FOTOGRAFO SIN CREDENCIAL Y CON AYUDANTE ,PODRIAMOS DECIR QUE ESTOS SEUDO FOTOGRAFO ESTAN HACIENDO UN ALBUM ¿ PARA QUE? TAREA PARA LAS INSTITUCIONES DE LA PRENSA ACREDITADA.

NO VAYA A PASAR LOS QUE PASO CON PARADA, NATINO, GUERRERO

ESA CARA DE PLACER, A MUCHO ALGUNA
VEZ NOS TOCO VER


ESTAS FOTOS SON PARA REFLEXIONAR
QUIEN DE LOS GRAFICOS NO HA RECIBIDO INSULTOS
ESTE FUNCIONARIO DE LA LEY.

*
*
*






*







*







*

2 comentarios:

Unknown dijo...

que estupidez mas grande, la justicia ya determino que fue un suicidio. Delirantes estas expresiones, la misma Contraloria General de la Republica determino que nunca hubo desfalco. Es a ustedes locos de mierda que deben llevar a la carcel

SILVA de BALBOA y LAGARDE-SALIGNAC,Luis Marqués dijo...

Alvarito Guzmán Valenzuela lo conozco desde niño, nuestros padres eran muy unidos, y jamás haría una brutalidad en su vida. Doy fe.